Como comentábamos en este artículo, el sankalpa es una resolución que traemos a nuestra práctica, al inicio y antes de finalizar la sesión, y que impregna nuestra práctica de intención. Sankalpa es un término sánscrito que significa justamente intención, resolución y consiste en una frase concisa, positiva y formulada en tiempo presente, cuyas palabras condensan un anhelo profundo de nuestra alma; una dirección de evolución personal y/o espiritual. El sankalpa es entonces una semilla que sembramos en el terreno fértil de nuestro subconsciente, para que arraigue y crezca enraizándose en nuestro inconsciente. ​

Este propósito que sembramos a través de la repetición del sankalpa, puede dirigirse por ejemplo a suplantar a una creencia limitante, profundamente arraigada en nuestro inconsciente cuyas repercusiones en nuestra vida consciente se manifiestan como miedos, restricciones, fobias, angustia, etc.

Uno de los aspectos más importantes del sankalpa, es la intención con la cual repetimos esta resolución. Digamos que la intención, el sentimiento vinculado con nuestro sankalpa, es el fertilizante indispensable que hará que nuestra semilla germine y crezca, desarrollando todo su potencial. No se trata tan sólo de repetir mental y mecánicamente las palabras de nuestro propósito, se trata más bien de despertar este sentimiento que, como comentábamos en este artículo, tiene que ver con la compasión y que tiene que ver también con otro sentimiento del cual hablaremos en este artículo: la gratitud.

Joe Dispenza habla de “alinear los pensamientos con los sentimientos para crear el resultado deseado, sin preocuparnos de los detalles de cómo se manifestará la situación. Es todo un acto de fé que debemos haer si queremos cambiar una vida rutinaria por una vida feliz con expriencias nuevas y sorpresas cuánticas. Pero todos necesitamos hacer otro acto de fe para crear lo que deseamos.

¿En qué circunstanias te sientes agradecido?.

Tal vez respondas: Doy gracias por la familia, la casa bonita, los amigos y el trabajo que tengo. Lo que todo esto tiene en común es que ya está en tu vida. Por lo general, nos sentimos agradecidos por algo que ha ocurrido o que ya está presente en nuestra vida. A ti y a mi nos han hecho creer que necesitamos una razón para ser felices, un motivo para sentirnos agradecidos, y una causa para sentir amor. Que la realidad exterior es lo que nos hace sentir distintos por dentro, es el modelo newtoniano.

Pero el nuevo modelo de la realidad nos reta, como creadores cuánticos, a cambiar algo en neustro interior -en la mente y el cuerpo, en los pensamientos y sentimientos-, antes de experimentar la evidencia física con nuestros sentidos.

¿Puedes agradecer una sitación deseada antes de que ocurra en tu vida y sentir las emociones elevadas que te produce?

¿Puedes imaginarte esa realidad tan plenamente que empieces a estar ahora en esa vida futura?

En términos de la creación cuántica, ¿puedes sentirte agradecido por algo que existe como una posible situación en el campo cuántico, pero que aún no ha ocurrido en tu realidad?

Si es así, estás pasando de la causa y el efecto (querer que algo exterior te produzca un cambio interior), a causar un efecto (cambiar algo de tu interior para producir un efecto en el exterior). Cuando te encuentras en un estado de gratitud, le transmites al campo la señal de que esta situación ya ha ocurrido.

La gratitud no es tan sólo un proceso mental intelectual. Debes sentir como si lo que deseas ya existiera en tu realidad en este instante.

Tu cuerpo (que sólo entiende los sentimientos) debe estar convencido de estar experimentando el resultado emocional se la situación futura…”

Te propongo tomarte un momento para conectar con ese anhelo que está pulsando en tu corazón: ¿qué es lo que necesitas para seguir tu camino de evolución? Formula tu sankalpa enunciándolo en una frase corta, concisa de carácter afirmativo y en tiempo presente. Escríbela en tu diario o en un papel que puedas conservar junto a ti.

Cierra los ojos e imagínate a ti mismx en esa situación que deseas ver manifestarse en tu vida, añade tantos detalles como te sea posible. Si las imágenes no surgieran con facilidad, escríbelo en tu diario o en otra hoja de papel. Escríbelo en tiempo presente, también poniendo atención a todos los detalles, invitando a todos tus sentidos a despertarse a través de la visualización o la escritura. Imagina ahora que eso que estás visualizando o que has escrito se encuentra a tu alrededor, disponible para ti en el campo cuántico, donde todas las realidades existen.

Busca entonces despertar un genuino sentimiento de gratitud por esa realidad que YA existe para ti. Siente que este sentimiento tiene la cualidad intrínseca de atraer y manifestar en tu realidad ese anhelo que ahora ves flotar en el mar cuántico de la existencia.

Al practicar Yoga Nidra, despierta este sentimiento de gratitud en tu corazón cada vez que repitas tu sankalpa; siente que tu propósito YA es una realidad manifiesta en tu vida.

Y recuerda, la gratitud abre las puertas de tu corazón. De par en par. Y cuando las puertas de tu corazón están abiertas, dejas la vida entrar y fluir, permitiendo que lo que ha de ser sea.