Viernes de Yoga Nidra

La sesión gratuita del mes

Una vez al mes tienes la oportunidad de experimentar el poder transformador de la práctica de Yoga Nidra.

Las sesiones son en directo a através de Zoom y para participar solo necesitas darte de alta en mi lista de suscripción. Unos días antes de cada sesión recibirás la invitación para unirte de manera gratuita a la sesión en vivo. Las sesiones quedarán grabadas y podrás disfrutarlas en el Hub de Descanso (más información próximamente).

Próximas fechas:

17 de septiembre
1 de octubre
5 de noviembre

3 de diciembre 

Horario 19 hs España
si estás en otro país consulta
aquí la hora en tu zona

Preguntas frecuentes:

¿Necesito tener experiencia para participar?

¡No, en absoluto!. Justamente una de las intenciones de estos encuentros es que puedas venir a tener una primera toma de contacto con la práctica y que puedas conocerme personalmente y conocer mi forma de abordar las sesiones.

 

¿Qué material necesito?

Todo lo que necesitas lo tienes en casa: un espacio donde puedas estar en intimidad, tranquilo y silencioso; una superficie donde tumbarte cómodamente, como tu cama. Un par de almohadas, una manta y si quieres, algo para cubrirte los ojos. Además necesitarás tener una conexión a internet que te permita hacer videollamadas y unos auriculares para sacarle el máximo partido a la experiencia.

 

¿Podré tener acceso a la grabación si no llego a tiempo de unirme?

Sí, todas las sesiones quedarán grabadas y las compartiré en el Hub de Descanso al que podrás unirte por una cuota mensual sumamente asequible.

 

Tengo problemas para dormir, ¿puedo beneficiarme de estas sesiones?

Sí, completamente. La práctica de Yoga Nidra está especialmente indicada para problemas de sueño como dificultad para conciliar el sueño, insomnio, sensación de cansancio al despertar, sueño ligero, etc.

 

Me cuesta mucho meditar, ¿podré practicar Yoga Nidra?

Me atrevo a asegurar que sí 🙂 La práctica de Yoga Nidra, a diferencia de otras técnicas meditativas, se practica en una postura tumbada con la finalidad de garantizar al cuerpo físico la máxima comodidad y minimizar las usuales sensaciones que dificultan la práctica meditativa en una postura sentada. 

Por otra parte, al tratarse de una práctica basada en el descanso, la propuesta siempre es a entrar en un estado de profunda relajación desde el cual observar el proceso mismo del descanso y el sueño.